DÍA 4 · desde RIJEKA a la isla de CRES y recorrido hasta ZADAR

Madrugamos en la casa con una ducha comodísima y desayunamos en la amplia estancia con cocina. El desayuno que compramos previamente en le supermercado, nos faltaba azúcar y leche pero nos las apañamos.

Recorrimos en coche el puertecito pesquero hasta llegar al Ferry, unas vistas preciosas y pocos coches circulando, eso si, muchos peatones cruzando, haciendo vida cotidiana.

Llegamos fácilmente al ferry, en la cabina conseguimos el ticket, por 18€ nos transportaban junto al coche.

Después de una espera de media hora subimos, una vez arriba tomamos un café en un lugar extraño del barco que mostraba una foto del Papa, en una zona de asientos y mesas todo en marmol rosa, toda una extravagancia decorativa en un barco por lo demas bastante sencillo.

Llegamos a la isla, subiendo por la carretera rodeados de niebla, no veíamos el mar, lo que hacía difícil comprobar la diferencia de estar en una isla. Unas señales de tráfico que advertían de ganado en libertad, correpondían con nuestros primeros encuentros con las ovejas del lugar, ya leímos sobre el pastoreo en la isla, necesaria par el equilibrio de poblacion de los amenazados buitres leonados, lo que no esperábamos era encontralas tan pronto.

Tomamos rumbo a una zona dedicada al buitre leonado, con la mala suerte de no haber a consultar previamente las fechas de apertura, porque fue allí cuando caímos en el error, sólo se abria al publico durante unos meses al año, y no en invierno, asi que comimos cerca de la escuela donde habríamos visto lo que esperábamos, había unos tablones de obra y alli nos sentamos a desplegar las viandas para comer, mientras saboreamos la comida que nos sabia a gloria a pesar de tratarse de latas frías, reparamos en un grupo de buitres que volaba en círculos sobre nuestras cabezas, al rato empezaron a descender pasando muy cerca, estaban bajando a la reserva, posiblemente les estaban dando de comer, el espectaculo de verlos bajando merecio la pena, vimos a alguien por alli y le preguntamos si era posible que nos dejase pasar, nos respondio con un no rotundo.

Continuamos la ruta, hasta llegar a la población de cres, preciosa ciudad pesquera, muy luminosa y con zonas amplias, tomamos un cafe mientras hacia el dibujo del día y marchamos dirección a la punta de la isla, por el camino hicimos algunas paradas, al llegar a la ciudad con la intención de pasar una noche y al día siguiente coger el Ferry hasta zadar, resulto que ese ferry solo pasaba un dia a la semana y el ultimo había salido hacia unos minutos, de hecho lo vimos salir mientras llegábamos. tampoco fue posible encontrar un sitio para dormir por un precio aceptable, se hacia patente que es una ciudad preparada para el turismo pero solo el de verano.

Después de darle unas cuantas vueltas, decidimos retroceder a Cres, sin ver la ciudad, para pasar allí la noche o coger el Ferry hasta rijeka y desde ahí a Zadar.
Paramos en una gasolinera y aprovechamos para preguntar, y el encargado tuvo la amabilidad de llamar por nosotros a un hostal de la ciudad para que nos esperasen a las 12 de la noche.

Cometimos un nuevo error al ver el principio de la carretera antes de la autopista que parecia en muy buen estado y con pocas curvas, porque pensamos que seria el resto igual, y no tomamos la autopista, fueron cuatro horas bordeando la costa en una carretera llenas de eses, la forma de las montañas que daban al mar, parecía no tener fin aquel trayecto, lo hicimos de un tirón pero agotando todas las energías de golpe. nos paro la policia por el camino, yo iba con las luces largas atravesando ciudad y mas velocidad de la permitida, estaba ya epserando la multa cuando al parar nos dieron indicaciones de que siguiésemos.

Al llegar a las 11.30 nos costó encontrar el hostal y preguntando por él en un bar nos ayudaron a encontrarlo, no hubo forma de dar con ellos, asi que no había otra que seguir buscando, un pueblerino se subió con nosotros al coche y nos indicó varios lugares de alojamiento que conocía, pero o estaban cerrados o los orecios subian de 50 la noche, en uno de los hoteles nos indicaron un albergue, nos costó mucho orientarnos y llegar, pero finalmente dimos con el y fue donde nos quedamos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Jordania. Día 1 – Amman

Despertamos en el hotel con el canto del muhaicin…

Jordania. Día 2 – Jerash y norte de Jordania

Habíamos contratado en el hotel un viaje a Jerash,…

Jordania. Día 3 – De Amman a Petra

Alquilamos un coche para desplazarnos por Jordania. La ciudad…

Jordania. Día 4 – Petra

A la mañana siguiente, a pesar de tener una…