Jordania. Día 6 – Desierto de Wadi Rum

Por la mañana madrugamos para ver el amanecer. Nos alejamos todo lo posible del campamento buscando el mejor ángulo para observar los primeros rayos de sol en el horizonte.
En el largo periodo previo en que el cielo cambiaba de color, sin ver aún la fuente, me venía

al recuerdo algunos de los textos que escribió mi tío Ramiro (Psilicosis) en una colección que denominada «27 amaneceres y un poema (Al oeste de Anatolia)». En uno de ellos, relataba el caso de un hombre que se disponía a fotografiar un amanecer. Esperaba la salida del sol pero éste no se presentaba.

Después de haber pasado dos noches en aquel lugar, lo que viene a mi cabeza cuando pienso en el desierto de Wadi Rum es la cantidad de combinaciones que puede dar un mismo paisaje. De esa madrugada me quedo con la experiencia del juego de luces junto al absoluto silencio y una temperatura muy agradable.

En la tienda nos esperaba el desayuno preparado por el chico egipcio. Dispuesto como un desayuno de buffet

El plan para el día completo en el desierto era un recorrido en 4×4 y un paseo a camello para finalizar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Experimentos fotográficos I

Primeros intentos para dominar la Fuji X-T20. Aún mucho camino por delante. Ganas no…

Dibujos104

Dibujos digitales basados en fotos aleatorias de instagram.

Dibujos en museos

Bocetos